LA NUEVA WEB

lunes, 26 de julio de 2010

¿Eres dependiente?


La lista podría ser muy larga, pero, únicamente a título recordatorio, fijémonos en
una parte de ellas: levantarnos de la cama, asearnos, vestirnos, alimentarnos, bajar y subir escaleras, salir a la calle, realizar las tareas domésticas, comunicarnos con otras personas (hablar y escuchar), leer el periódico, ver la televisión…, y tantas otras cosas que llevamos a cabo y que constituyen lo que ha dado en llamarse las Actividades
de la Vida Diaria (AVD). Entre todas ellas, hay algunas que, por resultar esenciales para nuestra vida (alimentarnos, caminar, levantarnos de la cama o del sillón, etc.), se destacan de las demás y se identifican como las Actividades Básicas de la Vida Diaria (ABVD). Pero, quizás, más que fijarnos en ellas y en lo relevantes que resultan para que podamos llevar una vida digna y satisfactoria, deberíamos considerar la forma en las que las llevamos a cabo, o dicho de otra forma: ¿somos capaces de desarrollarlas
por nuestra cuenta de manera autónoma, o necesitamos la ayuda y la colaboración de otras personas para realizar tales actividades? En el primer caso, si la realización de las Actividades Básicasde la Vida Diaria podemos desarrollarlas de forma autónoma e independiente (aunque sea con dificultades por nuestra edad o condición física),
podremos afirmar que contamos con autonomía.

¿Tienes un familiar dependiente y quieres calcular su grado de dependencia?