LA NUEVA WEB

domingo, 16 de mayo de 2010

FALLOS DE MEMORIA ¿UN OLVIDO O UN SÍNTOMA?


Fallos de memoria, ¿un olvido normal o un síntoma?

Una de las formas de demencia, la enfermedad de Alzheimer, no solo conlleva pérdida de memoria. Supone un deterioro mental progresivo y cambios en el comportamiento.
Si un familiar o persona de tu entorno se comporta de forma que te hace pensar en la enfermedad de Alzheimer, te conviene consultar esta lista de síntomas (algunos pueden aplicarse a otras demencias).

- Pérdida de memoria que afecta al trabajo. Es normal que una persona se olvide ocasionalmente de la fecha de entrega de un trabajo, del nombre de un colega, pero los olvidos frecuentes e inexplicables son indicio de que subyace algún problema.

- Problemas al realizar tareas conocidas. Las personas muy ocupadas se distraen a menudo. También, es frecuente olvidar que hemos dejado el fuego encendido o no recordar un número de teléfono al que llamamos con frecuencia. Sin embargo, quienes padecen enfermedad de Alzheimer pueden haber preparado un guiso durante horas y olvidarse de que lo han cocinado.

- Desorientación. A todos nos ocurre que, a veces, no sabemos ni el día en el que estamos. Sin embargo, los enfermos de Alzheimer pueden llegar a perderse hasta en su propia calle, sin saber dónde están, cómo llegaron allí o cómo volver a casa.
- Pérdida de capacidad de juicio. Es normal que una persona decida llevar sandalias en un día gris, con la esperanza de que el tiempo cambie. Un enfermo de Alzheimer puede vestirse con abrigo en verano y short en pleno invierno, convencido de que es la indumentaria adecuada.

- Problemas con las palabras y los números. ¿Quién no se ha quedado alguna vez con una palabra en la punta de la lengua? Puede que nadie en el mundo. Sin embargo, una persona con enfermedad de Alzheimer se olvida de palabras de uso común (como silla o manzana) y las sustituye por palabras inapropiadas. También tiene problemas para reconocer los números o realizar cálculos muy sencillos.

- Problemas de orden. No saber dónde hemos puesto el monedero es algo que nos sucede continuamente. Una persona con Alzheimer puede dejar la plancha en el frigorífico... y luego no recordar que la ha puesto allí.

- Cambios en la personalidad. Los cambios de humor forman parte del ser humano. Sin embargo, un enfermo de Alzheimer puede tenerlos sin razón lógica. Incluso, la personalidad puede cambiar. Una persona amable y confiada puede convertirse en agresiva y recelosa. Un individuo sociable puede perder interés en las actividades sociales...
Entrena tu memoria. Aquí.....