LA NUEVA WEB

jueves, 8 de octubre de 2009

UN DISCAPACITADO MUERE TRAS ESPERAR MÁS DE 5 HORAS EN UN PASILLO DEL CLINICO DE BARCELONA

C. P. F. pasó las últimas horas de su vida en los pasillos de Urgencias del Hospital Clínico de Barcelona, esperando a ser atendido.
Llegó en ambulancia derivado desde el Hospital de Mataró y a petición del propio Clínic -donde ya había estado en observación dos días antes- pero murió tras pasar más de cinco horas sobre una camilla, mientras sus familiares intentaban infructuosamente que el personal médico le tratara de forma inmediata. Cuando finalmente los trabajadores de urgencias reaccionaron ya era demasiado tarde y no se podía hacer nada. C. P. F fallecía a causa de un edema pulmonar. Tenía 69 años y era minusválido a causa de una embolia padecida años atrás. Éste es el relato de lo sucedido el pasado 31 de agosto, según lo recoge la querella redactada por el abogado de la familia del fallecido y presentada ante un juez de Barcelona.
Fuentes oficiales del Hospital Clínico de Barcelona consultadas por La Vanguardia.es han rehusado pronunciarse sobre lo sucedido, mientras que el juzgado número once de Barcelona ha aceptado abrir diligencias previas para indagar los hechos denunciados. "Si se hubiera actuado de otro modo, esto no habría pasado "Según explica el abogado Enric Soriano, la doctora que informó a los familiares del fallecimiento reconoció en aquel momento que "si se hubiera actuado de otro modo esto no habría pasado". Para la familia, lo sucedido se agrava por el hecho que C. P. F. ya había ingresado dos días antes en el Hospital Clínico y permanecido en observación toda la noche a causa de las molestias cardiorrespiratorias que padecía. Según la denuncia, los médicos le dieron el alta por la mañana advirtiéndole que acudiera rápidamente a urgencias a la menor molestia, cosa que hizo ese mismo día cuando volvió a sentirse mal. En el Hospital de Mataró le volvieron a tener toda la noche en observación y a la mañana siguiente consultaron con el Clínico, que indicó que se le derivara allí en ambulancia. Tras efectuar el registro de entrada a las 13.15 horas, el personal de guardia indicó a la familia que se les atendería "cuando toque", según explica Soriano. La defunción de C. P. F. se produjo a las 18.30 horas. La querella solicita conocer a quiénes estaban de guardia en aquel momento y considera responsables subsidiarios al Hospital Clínico y al Departament de Salut de la Generalitat. "No se trata de un tema económico, denunciamos que hay un problema y que tienen que responder las personas responsables", explica el abogado, que afirma que si el caso llega a juicio pedirá que se considere homicidio imprudente con el agravante de actuación profesional, un delito penado con entre uno y cuatro años de cárcel. En caso de haber compensación económica, la familia asegura que la donará a fines solidarios.