LA NUEVA WEB

sábado, 10 de enero de 2009

ESTUDIO PUBLICADO HOY Y QUE HE RECIBIDO ESTA NOCHE PARA QUE LO PUBLIQUE

El número de personas mayores de 65 años se ha duplicado en los últimos treinta años del siglo XX, pasando de 3,3 millones de personas en 1970 (un 9,7 por ciento de la población total) a más de 6,6 millones en 2000 (16,6% de la población total). Este fenómeno del envejecimiento va a continuar en los próximos años, en los que la población mayor seguirá incrementándose de manera notable, a la vez que disminuirá la proporción de personas en edades jóvenes. Una característica demográfica que se irá agudizando con el paso del tiempo, es la que se ha llamado “envejecimiento dentro del envejecimiento”, es decir, el gran aumento que va a experimentar el colectivo de población de 80 y más años, cuyo ritmo de crecimiento será muy superior al del grupo de 65 y más años en su conjunto. Como consecuencia de este proceso de envejecimiento interno de la población mayor, el grupo constituido por las personas de 80 y más años se ha duplicado en sólo veinte años (los transcurridos entre 1970 y 1990) pasando de medio millón a más de 1,1 millones de personas, y todo hace prever que su número superará los 2,9 millones en el año 2016 (6,1% de la población), tres de cada diez personas mayores de 65 años superarán, a su vez, los 80.
Este aumento de la esperanza de vida origina también una mayor prevalencia de enfermedades crónicas y originadoras de dependencia. Este fenómeno ha sido denominado por algunos autores como el fracaso del éxito. Sin embargo, es importante tener en cuenta que este intenso proceso de envejecimiento no debe ser considerado sólo como un problema, sino también como una oportunidad social que es necesario aprovechar. El envejecimiento de la población es la expresión de un logro humano: vivir más y vivir mejor. Constituye una de las transformaciones sociales más importantes producidas en el último tercio del pasado siglo. Pero es, a la vez, un reto al que es necesario dar respuesta. DEPENDENCIA Y LUGAR DE RESIDENCIA Según la Encuesta sobre discapacidades, deficiencias y estado de Salud (1999), 3.528.221 personas presentan algún tipo de discapacidad, un 9% de la población, de los cuales 58,7 % son mayores de 64 años. Un 62.8% de las personas con dependencia residen en su domicilio, en menores de 65 años el porcentaje aumenta hasta el 71.5%. • Actualmente el 30% de los ancianos ingresados en Residencias podrían estar en casa con ayudas mínimas. • El 90% de los ancianos institucionalizados en hospitales y residencias lo están por falta de alternativas. Con los datos anteriores, podríamos estar en condiciones de intuir como son los propios dependientes los que desde sus domicilios nos piden ayuda para que no sea necesario que abandonen su casa, ya que en nuestra sociedad no puede ser el hogar el que arroje a la persona dependiente a una residencia o a un hospital PUNTOS BASICOS EN LA ADAPTACION DEL HOGAR Actuaremos sobre tres aspectos fundamentales: 1) Adaptación del acceso al inmueble 2) Adaptación básica del domicilio 3) Adaptación total del domicilio ADAPTACION DEL ACCESO AL INMUEBLE Con los datos que dimos en donde se contempla como un 62.8% de las personas con dependencia residen en su domicilio y en menores de 65 años el porcentaje aumenta hasta el 71.5%, es fácil poder afirmar como en nuestro país existe un número más que considerable de ciudadanos que viven encarcelados en su propio hogar y todo ello porque el Juez de la Sociedad ha dictaminado que esto es así y el resto de la sociedad por vergüenza torera ni tan siquiera se quiere plantear lo que está pasando; pero a partir de ahora hemos de decir como gracias a distintas denuncias estamos llegando a la conciencia de la sociedad indicándoles aquello de: ¿has pensado que un día tu también podrías estar encarcelado?. La adaptación de acceso es tan sencilla como incidir sobre tres tipos de actuaciones: • Rampa de acceso • Asideros • Ascensor Para realizar ese tipo de actuaciones, hasta ahora, nos hemos tropezado con bastantes comunidades de vecinos insolidarias en donde no se daba vía libre a este tipo de actuaciones.
Estas políticas de discriminación y unos vecinos insolidarios le han ido quitando a mi madre la ilusión, la sonrisa de su rostro, las ganas de vivir, ¡¡¡ESTA ES LA ENFERMEDAD DE MI MADRE Y DE OTROS MUCHOS DISCAPACITADOS!!!
MAÑANA PODEMOS SER CUALQUIERA DE NOSOTROS.
TODOS TENEMOS QUE ACABAR CON ESTA SITUACIÓN DE DISCRIMINACIÓN.
TODO GOBIERNO SEA DEL COLOR QUE SEA, SU MISIÓN, SU OBLIGACIÓN Y SU DEBER ES VELAR POR LOS DERECHOS Y EL BIENESTAR DE LOS CIUDADANOS Y NO DE LOS VOTOS.

11 comentarios:

unjubilado dijo...

El fracaso del éxito.
Cuanta razón, sobre este artículo se podría hablar largo y tendido, tú lo has hecho en todos los medios de comunicación con tu madre.
En mi urbanización no tenemos problemas de rampas, de hecho cuando el tiempo acompaña se ve alguna silla de ruedas paseando por el recinto.
En mi casa se hicieron varias modificaciones (ensanchar puerta de un baño, quitar la bañera poniendo plato de ducha pensando en una posible silla) pero mi madre cuando empezó a no valerse sola, nos pidió que bajo ningún concepto quería ser una "carga" para nosotros, no hubo forma de convencerla y está ingresada en la residencia de Zuera, allí es feliz tiene 93 años y pese a que la vamos a visitar cada dos días "su casa" es aquella. Nos sigue recordando los cumpleaños de su familia y amigos, haciendo que los visitemos o los llamemos...
Creo sinceramente que es feliz.
Como contrapartida tenemos encamado a mi suegro (89 años) en casa y estamos pendientes de él las 24 horas del día, lo cuidamos lo mejor posible (tenemos ayuda externa), lo sentamos en una silla de ruedas por obligación, para que no se llague, pero no quiere mas que estar en la cama...
El fracaso del éxito.
Perdón por la extensión.
Deseo que tu madre vuelva pronto a casa.
Un abrazo.

Alijodos dijo...

Tienes un premio en mi blog que te ayude en esto momentos tan amargos. Suerte amigo.

Graciela dijo...

Javi en mi familia la longevidad está presente...a mis hijas les he dicho que cuando me ponga muy enferma, sin importar la edad, me deriven a un asilo.
Esa longevidad es una belleza compartir las fiestas, pero sus cabezas está perfectas.
Lo de tus vecinos no es comprensible, lo repetiré hasta el cansancio...que se recupere pronto, tienes mis abrazos!!!

BOIRA_A dijo...

Entiendo lo que planteeis. Pero me preguntó¿ porque ir a una residencia pudiendo estar tan ricamente en su casa y bien atendida?
Es menos costosa y gravoisa el tener ayuda social que el estar ingresada en una residencia, otra cosa es cuando no se puede atender o cuando la persona lo pide Pero hay personas que lo piden pero con la boca pequeña

Debe funcionar mejor los servicios ssociales, la dependencia y se evitaria el deterioro de las personas
Estamos contigo Javier

Mar dijo...

No me gustan las residencias, he trabajado en una muchos años y la falta de humanidad es impresionante.

Hay de todo como en todas partes, pero...

Besitosssssssssssss

Jaime Riba dijo...

holaaaa! que tal? muy original el blog! ^^ me gusta mucho! como podras ver ya te sigo! espero verte por mi blog comentando y tb espero que me sigas! :) besos! me pasaré más a menudo! =D chao!

Jaime

javier dijo...

No quiero generalizar pero tengo constancia de lo que pasa en gran`parte de las residencias en España, las residencias no son como las vemos cundo vamos las familias a ver a los ancianos, fuera de los horarios de visitas, son otra cosa muy distinta, y se de lo que estoy hablando, los rostros de tristeza de gran parte de los ancianos ingresados en residencias hablan por si solos, solo hay que mirarles a la cara para saber que no son felices.

Anónimo dijo...

Javier te comprendo perfectamente, vivo en Logroño soy viuda y con un hijo discapacitado por un accidente de moto, en mi edificio tampoco hay una rampa, desde el ascensor a la calle tengo 14 escalones, mis vecinos salvo dos se niegan rotundamente a poner una rampa, he ido como tu a todos sitios habidos y por haber y no me dan ninguna solución, mi hijo también está encarcelado, tenemos unos polícos que son unos sinverguenzas, aparte de unos vecinos que tienen de todo menos humanidad y gignidad, no se si algún dia se hara justicia, me temo que para algunos sera ya tarde, esto es para los que nos pasa, a mi me corroe la impotencia que siento, me imagino que a ti tambien, te doy las gracias por la labor que estás haciendo con tu web, hacen falta muchas personas como tu y hago un llamamiento a tdos para que nos apoyeis y difundais por todo el mundo lo que pasa en nuestro país, hacerlo por estas `personas que no se merecen vivir encartceladas por capricho de los vecinos. Gracias a todos.
Asunción Balboa.

Caballero ZP dijo...

Hola Javier:
He venido a visitar tu blog para hacer la correspondiente denuncia en el mío, es muy triste ver como los gobiernos dan la espalda a nuestros mayores, aunque mucha culpa la tiene también la sociedad actual, sociedad que dista mucho de la que tuvimos hace tiempo donde se respetaba a los mayores.
Los mayores y discapacitados son una carga para los gobiernos, y es por eso que no tienen mucho interés en dar solución a sus problemas.
La reciente Ley de dependencia que tanto publicitó el actual gobierno, es un camelo electoral que nunca ha tenido fondos, ni manera posible de que reclamen los afectados.
Saludos

BOIRA_A dijo...

Hoy es un día triste para muchas personas, hoy es un día en el que la Constitución que exige derechos para todos, ha sido vilmente pisoteada, hoy unos vecinos de la calle Gavin 16-24, sonreirán como los terrorista sonríen cuando dan un bombazo.

Hoy los médicos le han dicho a Javier que su madre no puede seguir viviendo en esas condiciones y que la tiene que llevar a una residencia, separándose Madre e Hijo. Es eso Justo?, es eso constitucional?,l es ético este comportamiento de estos vecinos que condena al destierro de su casa a una persona? A separarse madre e hijo?

Son muchos los interrogantes que no podemos hacer.

Pero no es justo que se tengan que separar Madre e hijo por uno insolidarios vecinos que solo se unen para lo malo, para amargar la vida a una mujer buena, que solo ha hecho trabajar, cuidar de sus hijos, sacarlos adelante y vivir lo mejor posible con sus escasos recursos

No, no hay derecho que a una persona sin haber cometido ningún delito la destierren de su propia casa, obliguen a separase de quien mas quiere, a no vivir ya a no estar dentro de su entorno, de lo que ha sido su hogar

Estoy indignada ante esta sin razón de unas leyes que solo protegen al delincuente, al incívico y al que se salta todas las leyes

sticker dijo...

bank700
oil6324
boar444
beef8546
boa990