LA NUEVA WEB

sábado, 3 de octubre de 2009

A MI MARIDO LO ASESINARON EN PARACUELLOS


A mi marido lo asesinaron en Paracuellos
El 7 de noviembre de 1936 el padre de Javier Osborne es arrestado en El Escorial por los republicanos, su madre, Mª Teresa Osborne Tosar, está embarazada de 3 meses. Después de palizas, pasar hambre y dolor, consigue que le devuelvan a su casa, pero un mes después le vuelven a detener, esta vez le envían a Madrid. Desde ese momento comienza el peregrinaje de Mª Teresa, embarazada, enferma, consigue llegar a Madrid para saber que le ha ocurrido a su marido, pero no logra encontrarle… Javier Osborne no conoció a su padre. En su casa, la casa que su familia tiene en El Puerto de Santa María, se enterará de que su padre fue asesinado en Paracuellos. Un testimonio de primera mano guardado durante 70 años. Un diario que escribió la madre de Javier Osborne, director adjunto de la revista Hola, durante los 15 meses que estuvo buscando a su marido, asesinado, al final, en Paracuellos.
sevillapress.com

«A mi padre lo mataron por católico y leer ABC»
La aparición de lo que podrían ser restos de víctimas de la Guerra Civil en Alcalá de Henares disparó todas las especulaciones sobre la identidad de los fallecidos. Esta zona fue el destino de algunos
La aparición de lo que podrían ser restos de víctimas de la Guerra Civil en Alcalá de Henares disparó todas las especulaciones sobre la identidad de los fallecidos. Esta zona fue el destino de algunos de los miles de presos sacados de las cárceles de Madrid, la mayor parte de los cuales terminaron siendo asesinados en Paracuellos del Jarama y Torrejón de Ardoz. Además, se conoce que en las localidades de la diócesis de Alcalá fueron asesinados más de cuatrocientos sacerdotes, seminaristas y seglares. La publicación en ABC de este hallazgo, ocultado por el Gobierno -a pesar de que en el caso de las exhumaciones de las víctimas de la represión del bando nacional sí ha merecido una gran difusión-, provocó la reacción de varios ciudadanos, cuyos familiares desaparecieron en 1936 en aquella zona. Algunos de ellos recuerdan cómo éstos fueron sacados de sus domicilios, sin recibir explicación alguna. Es el caso de un teniente de Infantería, el padre de una mujer que afirma: «Nos dijeron que lo habían matado por monárquico, católico y leer ABC».

De estos asesinados nadie habla, no se han hecho películas, no existen en la memoria histórica, no existen para el juez Garzón, tampoco para el PSOE, IU, etc. el, como otros miles fueron asesinados sin ser juzgados.