LA NUEVA WEB

sábado, 18 de abril de 2009

LA LEY DE LAS MIL MENTIRAS

Esta es la Ley de las mil mentiras y de las 17 Españas.

Hay quienes todavía se conforman con decir que al menos tenemos Ley.

De poco nos sirven las leyes si no son para ajustarse a las necesidades de sus ciudadanos y no los ciudadanos a las necesidades de la Ley.

Las ayudas son insuficientes. o de reclusión en residencias, directamente para que prime el negocio.

La pretensión fundamental de esta Ley no somos las personas si no el mantenimiento del sector servicios.

Poco tiene de universal cuando al contrario que el resto de las leyes universales computa los ingresos y patrimonio de los usuarios.

Sus objetivos fueron más electoralistas y mercantiles que sociales y sinceramente es una burla a la inteligencia y sacrificio ciudadano, cuando lejos de alcanzar soluciones acabará generando más de un problema.

Tiempo al tiempo, que hemos de ver mucha práctica sangrante con esta Ley.

Ahora bien, las leyes salen así de penosas cuando nuestros supuestos legítimos representantes, Organizaciones de Discapacitados (CERMI), ONGs y demás parentelas, anteponen sus intereses al cumplimiento de sus fines y objetivos, porque no hemos de olvidar que el 80% de los servicios sociales está en manos del sector privado y de ese 80% el 75% en manos de las ONGs, quienes supuestamente han de defender nuestra libertad y dignidad por encima de todo.

Esto solo cambiará cuando todos seamos conscientes de estas realidades.

¿Es ésta la Ley que iba resolver o paliar el abuso con el que se ha cargado a los dependientes y sus familias?

El optimismo de Zapatero no ha sido más que humo nacido de un cortoplacismo insostenible.

La economía se aguantó por factores contingentes y económicamente peligrosos, como el de la inmigración o construcción.

3 comentarios:

Stanley Kowalski dijo...

Gracias querido amigo, siempre al lado mío.

UN BESO ENORME.

Tururú Pan Blando dijo...

Esta ley es una burla para todos.

Aunque hay más cosas que mejorar. En Madrid tardan aproximadamente 1 año en darte una cita para renovar la minusvalía. El certificado sirve, entre otras cosas, para que sea más fácil encontrar trabajo.

Isabel dijo...

Yo he solicitado la ley de dependencia para mi hijo, y como estaba empadronda en otro municipio diferente al que vivo, me he tenido que cambiar, y para ello renunciar a una ayudita, que me servia para pagar su terapia. Vamos a ver si no voy a salir perdiendo.
Gracias por tantas cosas. Besitos