LA NUEVA WEB

viernes, 17 de abril de 2009

EN IRAN SE INDULTA A CAMBIO DE DINERO



Acción Urgente Público.

Temor de ejecución inminente IRÁN.
Delara Darabi, de 22 años, condenada a muerte por un delito cometido cuando era menor de edad.

El abogado de Delara Darabi, Abdolsamad Khorramshahi, teme que ésta corra riesgo inminente de ejecución, pues el 21 de marzo le llamó por teléfono y le dijo que había oído rumores en la prisión según los cuales iban a ejecutarla.



Delara Darabi se encuentra recluida en la prisión de Rasht, en el norte de Irán, desde su detención en 2003, y está condenada a muerte por un asesinato que cometió cuanto tenía 17 años.

Ha agotado ya las vías ordinarias de recurso judicial, pero parece que la preocupación suscitada por su situación dentro y fuera de Irán ha dado lugar a reiteradas y lentas revisiones del caso.

No obstante, para garantizar que no es ejecutada, todos los miembros de la familia de la víctima deben estar de acuerdo en recibir una indemnización o diyeh (llamada a veces "dinero de sangre") a cambio de indultarla.

Al parecer, uno de ellos está todavía indeciso.

En septiembre de 2003, Delara Darabi, que tenía entonces 17 años, y su novio, Amir Hossein Sotoudeh, de 19, entraron a robar en casa de una prima del padre de ella, Mahin, de 58 años.

Parece que Amir Hossein mató a la mujer durante el robo.

Delara Darabi confesó al principio el asesinato para evitar que su novio fuera ejecutado, pues él le había dicho que, como tenía 17 años, no podían ejecutarla, pero posteriormente se retractó de su confesión.

Delara Darabi fue condenada inicialmente a muerte por la Sección 10 del Tribunal General de Rasht el 27 de febrero de 2005.

En enero de 2006, el Tribunal Supremo encontró "deficiencias" en la causa y la remitió a un tribunal de menores de Rasht para que se celebrara un nuevo juicio.

Tras dos sesiones judiciales celebradas en enero y junio de 2006, Delara Darabi fue condenada a muerte por segunda vez por la Sección 107 del Tribunal General de Rasht. A Amir Hossein Sotoudeh le impusieron 10 años de prisión por complicidad en el asesinato.

Ambos fueron condenados también a tres años de prisión y a recibir 50 latigazos por "relación ilícita".

El Tribunal Supremo confirmó la condena de muerte de Delara Darabi el 16 de enero de 2007.

En marzo de 2007, el abogado de Delara Darabi presentó un recurso contra la condena de muerte, pero en abril de 2007, la Sección 7 del Tribunal Supremo la confirmó tras llevar a cabo una nueva revisión, por lo que se remitió entonces al presidente de la Magistratura para someterla a su consideración.

Según informes, en diciembre de 2007, tras detectarse irregularidades de procedimiento, el presidente de la Magistratura devolvió la causa a Rasht para que se volviera a revisar.

En febrero de 2008, el abogado de derechos humanos Mohammad Mostafaie visitó, según informes, a Delara Darabi en la cárcel.

Al parecer se hallaba muy deprimida, y dijo al letrado que estaba cansada de esperar y de su insoportable vida en prisión.

Desde 1990 Irán ha ejecutado al menos a 42 personas por delitos cometidos cuando eran menores de edad, ocho de ellas en 2008 y una el 21 de enero de 2009.

La ejecución de personas menores de 18 años en el momento del delito está prohibida por el derecho internacional, en concreto por el artículo 6.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y por la Convención sobre los Derechos del Niño, tratados en los que Irán es Estado Parte.

En Irán, las personas condenadas por asesinato no tienen derecho a pedir un indulto ni la conmutación de la pena al Estado, lo que constituye una violación del artículo 6.4 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

La familia de la víctima tiene derecho a insistir en la ejecución de la persona declarada culpable del asesinato o a indultarla a cambio de una indemnización (diyeh).

Para más información sobre ejecuciones de personas condenadas a muerte por delitos cometidos cuando eran menores de edad, véase: Irán: El último verdugo de menores (MDE 13/059/2007, junio de 2007),http://www.amnesty.org/en/library/asset/MDE13/059/2007/es/dom-MDE130592007es.html

3 comentarios:

Sara dijo...

Hace tiempo q he perdido la fe en la justicia. Q pena.
Besicos.

pensamientos dijo...

Que fuerte que es todo esto y no hay quien pueda parar esta locura, que tristeza me da y a la vez se me revuelve el estómago de ver tanta barbarie.besos

Stanley Kowalski dijo...

No estoy a favor de la pena de muerte en ningún caso, sea mayor o menor. Nadie tiene derecho a quitarle la vida a nadie.

Buen finde querido Javier.

BESOTES