LA NUEVA WEB

domingo, 1 de febrero de 2009

¡LA HISTORIA QUE NO SE CONTO!


Las personas con discapacidad y el genocidio de Ruanda: La Historia que no se ha contado:


El 7 de abril de 2004 en el estadio Amahoro de Kigali, Rwanda, la comunidad internacional se unió a los ruandeses para conmemorar el décimo aniversario del holocausto de Ruanda, conocido popularmente como genocidio.
Mientras el mundo reflexiona sobre el genocidio de Ruanda, muchas preguntas permanecen en el aire. ¿Era necesario que sucediera? ¿Qué lleva a la humanidad a tales extremos e intensidad de odio? ¿Quién tiene la culpa? ¿La comunidad internacional o la misma Ruanda? Pero lo más importante, ¿Estamos seguros que el genocidio de Rwanda es el último que la humanidad presenciará? ¿Se están fraguando otros episodios de genocidio, especialmente en el continente africano? Estas preguntas serán tema de otro trabajo.
Orador tras orador, durante la décima conmemoración se habló abundantemente sobre lo que pasó y los que murieron. Tal vez me equivoque, pero no oí a nadie hablar de lo que pasó con las personas con discapacidad. Lo que sufrieron antes de, durante y después de las espeluznantes y nauseabundas matanzas. Por supuesto que el mundo y África en particular les debe algo a los inocentes que fueron masacrados.

¡No tenían que morir!

Respecto a las personas con discapacidad, ¿Quién les preparó para el genocidio que se acercaba? Mientras los que perpetraron el desastre planeaban y conspiraban, ¿Se molestaron en trasladar a las personas con discapacidad a lugares seguros? ¿Pensaron en los sordos que no podían oír lo que se planeaba...los ciegos que no podían verlo y las personas con deficiencias físicas que no podían salir corriendo mientras el infierno se desataba? ¡Cómo esperaban que esta gente reaccionara! ¿Bajo un estado de anarquía? Por cierto, ¿Se preocupa alguien por estas preguntas cada vez que estalla un conflicto en África? De Sudán a Costa de Marfil. De Liberia a Sierra Leona. De Uganda del Norte a Somalia. De los conflictos religiosos en Nigeria a las luchas tribales y políticas que dominan el escenario africano. Si estas preguntas no tienen sentido para nosotros, ¿Dónde está nuestra humanidad, nuestros valores y nuestra moral? Por cierto, ¿Qué tienen que decir los “guardianes de los derechos humanos” al respecto? ¿Consideran esto como parte de su ámbito? ¿Por qué no se han pronunciado al respecto? Hacen silencio, culpables. Y su definición de los derechos humanos debe ser revisada. Es excluyente.
Según el Sr. Theodore Simburudali, comisionado de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Rwanda: “Los discapacitados sufrieron horrores intolerables. Vivieron el infierno en la tierra. Muy pocos discapacitados sobrevivieron al genocidio. Los mataron...y muchos quedaron más lisiados. Cientos fueron abandonados”.
El Sr. Simburudali dice que el caso de los discapacitados demuestra el más alto grado de bestialidad, brutalidad e intolerancia humanas. “Creo que el genocidio de Rwanda se presta a un gran aprendizaje del África en particular, de que podemos hacer más por preparar y proteger a la población en desventaja durante guerras y situaciones similares. El caso de Rwanda debe ser una llamada de atención para todos”, dice.
Según el comisionado, el Centro Gatagara para discapacitados, localizado a 47 Km. de Kigali y que una vez fue un floreciente centro de rehabilitación y capacitación, fue atacado. Todos los discapacitados del centro fueron asesinados a sangre fría, absurdamente. El taller y el equipo del centro fueron saqueados y destruidos. Todo el recurso humano especializado del centro, sin importar sus orígenes étnicos, fue masacrado. De hecho, Rwanda sufre hoy un enorme déficit de hombres y mujeres capacitados para apoyar la rehabilitación efectiva y el manejo especializado de las personas con discapacidad. El centro había sido desarrollado por misioneros.

3 comentarios:

Stanley Kowalski dijo...

Gracias por el saludo Javier, sos muy generoso. Ojalá estés un poquito mejor, y si necesitás algo ya sabés donde encontrarme.

BESOS

FREE YOUR MIND dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
estoy_viva dijo...

En cualquier guerra siempre los perjudicados, los que abandonan son los discapacitados, enfermos, etc
Es un mundo donde la justicia es como la ponen,
ciega, ante la barbaridades que se hacen.
sorda porque no escucha sus auxilios
Muda porque los acalla
Ojala que consigamos esto parar.
Con cariño
Mari